Números de la mala suerte más allá del 13

En la mayor parte de las culturas occidentales el número 13 ha sido siempre un número asociado a la mala suerte. Aunque no está demasiado claro de dónde viene exactamente la aversión por este número y existen diversas teorías para explicarla.

La aversión hacia el número 13 es una superstición que como todas las demás supersticiones tiene mucho de verdad o de falsedad en función de con quien hablemos. Pero a pesar de que aquí el 13 le parezca maldito a ciertas personas, lo cierto es que en otras culturas este número es totalmente inofensivo y la mala suerte se achaca a otros números.

En China si hay un número que no gusta nada ese es el cuatro, ya que fonéticamente su pronunciación es muy similar a la de la palabra “muerte” en chino. Esta aversión por el número cuatro se ha trasladado a Japón, en la que también se consideran números de mala suerte el nueve, cuya pronunciación es similar a la de la palabra “sufrimiento” en japonés y el número 250 por pronunciarse igual que el término japonés usado para llamar a alguien “imbécil”.

Quizá por herencia de sus antepasados, los italianos son personas muy supersticiosas. Para ellos el número maldito es el 17, que en números romanos se escribe XVII, que es el anagrama de VIXI, que significa “he vivido”. Un nuevo ejemplo de cómo un número es repudiado por su “relación” con la muerte.

La creencia en la mala suerte del 17 está tan extendida que muchos hoteles y edificios carecen del número 17 e incluso se ha llegado a modificar el nombre comercial de ciertos modelos de vehículos que llevaban el número 17 en su nombre, como ocurrió con el Renault 17, que en Italia fue comercializado como R177.

Números de la mala suerte más allá del 13
Vota este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y tendrás acceso a contenido exclusivo