Numerología, el orden que ocultan los números

Aunque pueda parecer que la numerología ha sido una de las últimas disciplinas en unirse a las “ciencias” metafísicas, lo cierto es que ya desde muy antiguo el hombre confiaba en los números, ejemplo de ello es que hebreos e hindúes ya hablaban antaño de la relación entre los números y las fuerzas cósmicas del universo.

La numerología como disciplina metafísica usada para la adivinación parte de la base de que existe un orden cósmico oculto a los seres humanos que les puede ser desvelado a través de los números. Durante siglos, la numerología se ha usado como herramienta para sortear las dificultades y descubrir las razones que se ocultan tras esas dificultades.

A partir de la fecha de nacimiento de una persona, la numerología es capaz de establecer las las vibraciones que influirán en su vida. Para ello deben sumarse las cifras del día de nacimiento, del mes y del año y sumarse luego el resultado de las mismas hasta obtener una única cifra que estará entre el 1 y 9.

Pero la numerología no acaba aquí y es que esta disciplina también otorga a cada letra del abecedario un valor numérico. De esta forma también puede extraerse un número concreto del nombre de cada persona.

Mediante la correspondencia del número obtenido al sumar el nombre completo de una persona y el número obtenido por la suma de las cifras de su nacimiento, puede obtenerse un conocimiento más individualizado sobre un determinado sujeto y su porvenir.

La numerología puede usarse para conocer la compatibilidad con la pareja o resolver otras cuestiones similares a las que responde el Tarot, pero también ayuda al sujeto a identificar sus puntos débiles y sus virtudes, ayudándole así a interactuar de la mejor manera posible con su entorno.

Numerología, el orden que ocultan los números
Vota este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y tendrás acceso a contenido exclusivo