El castillo de Mur y el Monasterio de Santa María

La comarca de Pallars Jussà está formada por varios territorios bien diferenciados en lo que se refiere a su relieve, su vegetación y su clima. En esta zona destaca además especialmente su amplia historia arquitectónica y es que en ella se encuentra un valioso conjunto megalítico datado de hace 4.000 años, aunque sin lugar a dudas los edificios que más atraen las miradas de los visitantes son las muestras del arte románico.

Además de arquitectura, la zona también cuenta con una gran presencia de arquitectura militar, destacando especialmente el castillo de Mur y la colegiata de Santa Maria, que conforman el conjunto monumental más importante de la cuenca de Tremp.

El castillo de Mur y la colegiata de Santa María se encuentran situados encima de un cerro a apenas 100 metros uno de otro. Construído en el siglo XI, el castillo de Mur es una construcción civil que en su día funcionaba como frontera con las tierras árabes, pero cuya función no era realmente vigilar la frontera sino dominal y vigilar su propio territorio.

260px-Castell_de_Mur._Mur._Castell_de_Mur_12Su arquitectura románica y su buen estado de conservación han convertido a este castillo en el emblema de los denominados Castillos de Frontera de Cataluña. Con una altura que oscila entre los 14 y los 18 metros, este castillo permite disfrutar de una gran panorámica del paisaje que lo rodea.

A apenas 100 metros del castillo se encuentra la colegiata de Santa María. Este edificio, construido como iglesia y monasterio, comenzó a construirse en el siglo XI y en 1592 perdió su condición religiosa para convertirse en una colegiata.

Un dato especialmente destacable de esta colegiata es que mantiene íntegramente su perfil constructivo original, no habiendo sufrido ninguna modificación con el paso de los años, aunque sí se han llevado a cabo reformas para conservar el edificio.

Dentro de la colegiata uno de los elementos más destacables es el claustro. A pesar de que ha sufrido varias reformas, los múltiples saqueos que sufrió a lo largo de los años han impedido que ciertas partes del mismo se conserven de forma óptima.

El castillo y la colegiata son sin duda dos de los edificios más visitados en esta zona, pero los amantes de la arquitectura medieval también pueden encontrar otros importantes vestigios en la zona, como ocurre en las poblaciones de Salàs de Pallars, Talarn o Llimiana.

 

+ info en: Conoce Aiguestortes

El castillo de Mur y el Monasterio de Santa María
Vota este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y tendrás acceso a contenido exclusivo