Formas curiosas de predecir el futuro

Al ser humano siempre le ha intrigado su destino. Desde la antigüedad el hombre se ha encomendado a los astros para conocer más sobre su futuro, utilizando también otros métodos como la consulta a las cartas del Tarot o el uso de las runas.

La astrología, el Tarot y las runas son los tres métodos más populares de adivinación del futuro, pero no son los únicos. La cristalomancia hace uso de los cristales para ver el futuro, mientras que la cronomancia es capaz de hallar indicios sobre el destino de un sujeto a través de la observación de cebollas.

El agua también puede ser una fuente de conocimiento sobre el futuro, así lo afirman los practicantes de la hidromancia. Los que practican la ostracomancia por el contrario prefieren ver indicios del futuro en las conchas marinas.

En ocasiones no es necesario recurrir a objetos extraños para adivinar el futuro, existen también diversas mancias que adivinan el futuro mediante la observación de ciertas partes del cuerpo. La más popular de estas técnicas es la lectura de las líneas de la mano (quiromancia), pero existen otras como la iridomancia, que lee el futuro en el iris de los ojos, o la onicomancia, que usa las uñas para determinar qué le depara a un sujeto su futuro. En el caso de la espondilomancia, el conocimiento del futuro se obtiene a través de la observación del movimiento de las vértebras.

Aunque no es muy popular en occidente por motivos obvios, existe también la copromancia, que adivina el futuro de una persona a través de sus heces. Otra técnica que tampoco es habitual y que puede resultar desagradable es la aruspicium, una práctica adivinatoria muy antigua que se basa en la observación de las entrañas de los animales, generalmente previamente sacrificados a los dioses.

Formas curiosas de predecir el futuro
Vota este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete y tendrás acceso a contenido exclusivo